La Celestina (1499/1502), de Fernando de Rojas, es una de las obras más leídas y comentadas de la literatura española.Escrita enteramente a manera de diálogo, se considera que esta marca el final de la Edad Media y el comienzo del Renacimiento en la literatura española. En cualquier caso, es innegable que el núcleo más antiguo de La Celestina cumplió el medio milenio bastante antes de 1999. ¿Para quién planté árboles? Además es una bruja y hechicera que hace un pacto con Plutón, máscara pagana que encubre en realidad al demonio, y en la Tragicomedia las adiciones de Rojas subrayan este hecho. «Algunas observaciones acerca del comienzo de, Pardo, José (2000). Yo, viendo estas discordias, entre estos estremos partí agora por medio la porfía y llamela tragicomedia. Otras traducciones al francés (Jacques Lavardin, 1578), al holandés (1550), al latín (Kaspar von Barth, 1624) y al inglés (James Mabbe, 1631) se hicieron a partir del texto en castellano. Se aprecia en: La obra da un sinfín de sugerencias, por lo que pueden hacerse interpretaciones muy diversas de los diferentes aspectos. El tema de la codicia ha sido tratado por Francisco José Herrera en un artículo sobre la ganancia en materia celestinesca (es decir, en todas las obras del ciclo de La Celestina, incluyendo imitaciones, continuaciones...), donde señala que el motivo que mueve a las alcahuetas y a los criados es 'la avaricia y la rapiña', respectivamente, frente a los motivos de los señores, que serían la furia amorosa y la defensa del honor familiar y social. Severin. Encarna el 'loco amor', del que es víctima: figura trágica y antiheroica. (1985). Unos criados de Calisto, Sosia y Tristán, le comunican que Sempronio y Pármeno han sido asesinados en la plaza pública por el delito que cometieron. Sin embargo, después la visita de Celestina decide romper las reglas y se deja seducir por la alcahueta. «La Celestina en el Índice: argumentos de una censura». Entre Centurio y Traso, publicos rufianes, se concierta una leuada por satisfazer a Areusa y a Elicia. Celestina y Pármeno salen de la casa de Calisto, entretanto el sirviente aprovecha para recordarle a la anciana la promesa que le hizo de entregarle a Areúsa, una de sus pupilas. En la cultura popular hispana, la palabra ≪Celestina≫ (y su masculino, ≪Celestino≫) es usada para referirse a quien sirve de intermediaria de una persona para que esta inicie una relación sentimental con otra. Asimismo, aprovecha las diferencias entre el manuscrito de Palacio y las ediciones impresas para reducir la afirmación de los paratextos sobre los «papeles del antiguo autor» a un simple tópico. Dicha comedia humanística no estaría sujeta a representación, sino a una lectura en alto dramatizada, tal cual describe el editor Alonso Proaza: En su día conoció una gran repercusión la definición de La Celestina como «diálogo puro» de Stephen Gilman en su The Art of "La Celestina" (1956). Está al servicio de Calisto. Aparecen después de la muerte de Pármeno y Sempronio. «La comedia humanística española y la filosofía moral». Pronto, Elicia se enfurece tras un comentario de Sempronio sobre Melibea. «Celestina, “sic et non”. ¿Qué es La Celestina? Celestina sale de la casa del joven Calisto para dirigirse a la suya. Melibea, una vez admite la pasión amorosa para con Calisto, también se comporta como persona loca y no vacila en poner en peligro tanto su fama como la de sus padres, introduciendo a su amante de noche en su huerto y desechando todas las moralidades propias de una muchacha de estirpe aristocrática. Repositorio de la cultura visual de La Celestina organizado por colecciones para facilitar la consulta de imágenes de los personajes y episodios de la obra, así como de otras imágenes y obras artísticas basadas en esta tradición. Primer salto temporal implícito: para Asensio, entre la escena-prólogo y la siguiente han pasado unos días, en los que se fermenta la pasión de Calisto y este acude a Celestina. Aunque su origen está en la crítica impresionista del siglo XIX y no le falten partidarios a lo largo del siglo XX,[16]​ la defensa más sólida y más reciente de esta hipótesis se debe a Miguel Martínez (1996). Conozcamos los detalles más relevantes de esta obra imprescindible de la literatura universal. ... que explican cómo debe leerse el acróstico y dan el lugar y la fecha de impresión. Defendida por Otis H. Green, quien admite la intención moral e intenta explicar lo que tiene de artístico. Allí se encuentra con Sempronio, con quien decide finalmente aliarse. [15]​ Sin embargo, hoy día parece aceptado que la alusión a ambos escritores tiene carácter exclusivamente encomiástico, a pesar de que sí es cierto que pueden hallarse influencias más o menos directas de las obras de ambos en La Celestina. La sexualidad no es cosa privada. Tenemos ejemplos de esto en el ejemplar de Celestina comentada (Fothergill-Payne, Fothergill-Payne y Fernández, 2002) y en las anotaciones marginales del ejemplar completo de la Tragicomedia de Zaragoza, Jorge Coci, 1507 (Baranda, 2007), gracias a los cuales, además, se han identificado muchas de las referencias de Celestina. Desde que las manipulaciones a las que había sido sometido el ejemplar único de la Hispanic Society of America salieron a la luz, la credibilidad de la edición de Fadrique de Basilea, Burgos, 1499 como editio princeps ha quedado en entredicho y, en la actualidad, son pocos los que la siguen defendiendo. [...] los quales libros todos fueron escriptos por hombres ociosos; y desocupados, y sin letras, llenos de vicios y suziedad; enlos quales yo me maravillo como puede aver cosa que deleyte a nadie si nuestros vicios no nos truxessen tan al retortero; porque cosa de doctrina ni de virtud como la daran los que jamas la vieron de sus ojos. Según el argumento previo a este nuevo acto, se trata de un extracto de una comedia escrita por un tal Sanabria y, por lo tanto, no pertenece al plan general de la obra. Lucrecia es la criada de Melibea, la cual en un principio odia a Calisto, pero en realidad eso es solamente una tapadera, pues está enamorada de él. Cuando Celestina llega a la casa, Lucrecia, sirviente de Melibea, prima de Elisa, y una amiga suya la saludan a la puerta. 3 La experiencia de Celestina consigue dar la vuelta a situaciones inesperadas y comprometidas. Es un personaje que carece de importancia a lo largo de la obra. Three major events in the history of Spain took place during the union of the kingdoms of Castile and Aragon in 1492. Comenzamos con este resumen corto de La Celestina hablando de la primera parte de la obra literaria cuando se nos presentan a los personajes y nos situamos en el inicio de la trama. Esta página se editó por última vez el 8 ene 2021 a las 21:43. Así que viendo estas conquistas, estos dísonos y varios juicios, miré a donde la mayor parte acostaba y hallé que querían que se alargase en el proceso de su delite destos amantes, sobre lo cual fui muy importunado, de manera que acordé, aunque contra mi voluntad, meter segunda vez la pluma en tan estraña labor y tan ajena de mi facultad, hurtando algunos ratos a mi principal estudio, con otras horas destinadas para recreación, puesto que no han de faltar nuevos detractores a la nueva adición. Calisto muere y ella se suicida. En todo caso, cabe recordar que el amor ilícito o escondido se encuentra muy arraigado en la lírica popular peninsular. Su composición se remonta a los últimos años del siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos en España y su extraordinario éxito editorial comenzó en el siglo XVI y continuó, con altibajos, hasta su prohibición en 1792. Celestina quiere atraer la voluntad de Pármeno usando de instrumento a Areúsa provocando lujuria. Tras un rato hablando, los enamorados se despiden y deciden concertar otra cita. Pocos son los hechos que escapan de esta relación causa-efecto para sorprender al lector o a los personajes. El último tipo de amor sería el «amor como sexualidad». Además, los textos que maneja son eminentemente universitarios o best-sellers de su época. Canet, José Luis (2007). Botta, Patrizia (1991). Utiliza para penetrar en las casas el artificio de vender afeites, hierbas, ovillos y adornos para las mozas; como alcahueta considera estar haciendo un oficio útil y como tal tiene su orgullo profesional. De los diferentes análisis que se han hecho sobre la obra a lo largo de los siglos, se pueden extraer algunos asuntos evidentes ella. Este trabajo y, en general, la identificación del Fernando de Rojas histórico con el mencionado en las octavas acrósticas, y de este con el autor de La Celestina, repercutieron muy notablemente sobre la interpretación de la obra ya que, desde entonces, muchas veces se ha utilizado el trasfondo de cristiano nuevo de dicho personaje histórico para explicar distintos aspectos de la obra. Por otro lado, la ausencia en la biblioteca del Fernando de Rojas histórico de los textos que justificarían la escritura de Celestina ha contribuido a poner en duda que fuera el autor (Infantes de Miguel, 1998). Otra obra que se considera u… [6]​En favor de esta posibilidad se ha alegado también que la portada de la edición de Estanislao Polono, Sevilla, 1501 señala como novedad la adición de los argumentos antes de cada acto, lo que sabemos ser una innovación de los impresores a partir del «Prólogo en prosa» a la Tragicomedia, por lo que probablemente hubiera una edición de la Comedia sin argumentos previos, tal como sugiere el prólogo en prosa a la Tragicomedia y apoya el hecho de que exista una edición de la Tragicomedia, Jorge Coci, Zaragoza, 1507, sin tales argumentos: En consecuencia, se ignora la fecha exacta de la primera edición de la Comedia, si bien resulta evidente que no pudo ser posterior a 1500 y, probablemente, sea muy cercana a esta fecha. En ella se refleja la crisis de los valores medievales y el materialismo que caracterizaba a la sociedad del Prerrenacimiento. Se han propuesto también otras fuentes más puntuales o más generales, que bien afectan a una sección concreta del texto, bien le influyen de manera más general. Sus móviles son la codicia, el apetito sexual (que sacia facilitando e incluso presenciando) y amor al poder psicológico. Entretanto, los criados escuchan y opinan sobre lo sucedido. Pues, uno de los rasgos principales de su personalidad es su poder de seducir a través de sus palabras. Es el protagonista de la obra, junto a Melibea. Fothergill-Payne, Louise; Fothergill- Payne, Peter; Fernández, Enrique (2002). Sin embargo, las diferentes teorías hoy vigentes siguen planteando si detrás de la obra se encuentra uno, dos autores o, incluso, una autoría colectiva. Tras la escena primera (rechazo de Melibea a Calisto) se da el amor ilícito, no se insinúa el matrimonio y se recurre a la alcahueta. Aunque se confiese cliente del demonio sabe bien su «arte», conoce y sabe leer los agüeros y activa a voluntad el poder intrínseco a líquidos, hilados y palabras. Basa sus riquezas en cosas materiales y no en la propiedad de terreno, una de las características de la Edad Media. Sostenida por autores como Américo Castro o Gilman, que piensan (como en la tesis del judaísmo) que La Celestina es fruto del origen converso de Rojas. Se cultivan en la obra dos estilos enfrentados: por un lado el culto, donde domina el hipérbaton, la sintaxis latinizante, el homoioteleuton, el léxico preñado de cultismos, las metáforas, el párrafo largo y henchido de subordinación y las citas grecolatinas; y por el otro, el popular, menos afectado, de frase corta, preñado de diminutivos, de refranes y frases hechas, en tono coloquial y con frecuentes exclamaciones. Fecha de edición: 1997. Antaño fue una meretriz, ahora se dedica a concertar discretamente citas amorosas a quien se lo pide al mismo tiempo que utiliza su casa para que las prostitutas Elicia y Areúsa puedan ejercer su oficio. [3]​ Sobre su origen o autoría no existe unanimidad ninguna, si bien los autores a los que con mayor recurrencia se les ha atribuido este primer acto han sido Rodrigo Cota y Juan de Mena, a raíz de su mención en el acróstico de las ediciones de la Tragicomedia: Testimonio manuscrito de la Comedia, su redacción parece ser anterior a la de la versión impresa. Construye su discurso con una acumulación de metáforas. En cuanto a la magia, ver el apartado de los temas. En ese sentido, el personaje del bribón Centurio añadido a la segunda versión de la obra resulta un añadido poco funcional, aunque tiene algo que ver en los desórdenes que llaman la atención de Calisto y hacen que se mate. Tiene lugar el primer encuentro entre Calisto y Melibea. De nuevo no se trata de un nuevo estado redaccional propiamente dicho, pero sí de un documento fundamental para la recepción de la Tragicomedia en el siglo XVI. (Cátedra, 2001). Estas teorías gozan de distintos grados de aceptación pero, en general, se basan en los mismos argumentos y procedimientos analíticos que las anteriores. Al igual que ocurre con su autoría, la clasificación de la obra a un determinado género también ha sido motivo de debate. Es la madre de Melibea y, al igual que su marido, no tiene un gran protagonismo a lo largo de la obra. Es también el año en que Antonio de Nebrija publica la primera gramática de la lengua castellana, lo que, junto a la actividad docente del propio Nebrija en la Universidad de Salamanca, donde estudió Fernando de Rojas, propicia la irrupción del humanismo renacentista en España. Debido principalmente a su extensión, a su irrepresentabilidad y a no encajar en la estricta definición del teatro de la preceptiva neoclásica, pero al estar muy evidentemente redactada en forma de diálogo, La Celestina obliga a los teóricos neoclásicos a inventar el término «novela dramática» para referirse a ella, que Leandro Fernández de Moratín consagraría definitivamente en su Orígenes del teatro español (1830-1831). Para la vieja, amor y acto sexual son términos intercambiables. El primero en desaconsejar la lectura de La Celestina fue Juan Luis Vives, quien en su libro Instrucción de la mujer cristiana (1524, primera edición en latín) la igualaba a los libros de caballerías en su capacidad de corromper las costumbres. Esta misma coincidencia permitió a Ruiz Arzálluz (1996) demostrar la influencia de las Auctoritates Aristotelis, una colección de sentencias muy difundida en la Europa medieval y que estaba estrechamente vinculada al mundo de la universidad. Otra teoría sería la de Otis H. Green, que piensa que la negativa inicial responde al ideal del amor cortés, si bien Calisto no respetará las reglas, lo que provocará una suerte de 'castigo poético'. El bachiller Fernando de Rojas acabó la Comedia de Calysto y Melibea y fue nascido en la Puebla de Montalván. Entre los que se plantean están: En La Celestina se puede destacar la combinación de un estilo culto, con referencias a la literatura clásica latina, y un lenguaje popular en el que se presentan refranes, expresiones callejeras y un humor relativos a las clases populares de la época. Calisto y Melibea utilizan un lenguaje más ideal y literario, que suele ser una muestra del lenguaje amoroso que durará hasta el siglo XVIII, e incluso se podría interpretar como una burla de dicho lenguaje que solo sirve para encubrir intenciones y deseos concretos. El primero en sugerir que La Celestina fuera una obra colectiva, en la que intervienen muchas manos directa e indirectamente, fue Illades (1999), recientemente respaldado por algunas especulaciones de Canet (2007). Para la estudiosa, los errores de cita y las citas modificadas, mal interpretadas o aplicadas a casos que las contradicen tienen una función fundamentalmente humorística. Asimismo, surge en un periodo de transición entre la Edad Media y el Renacimiento. Lucrecia avisa al padre de Melibea del malestar de su hija. La Celestina es una novela dialogada, esta teoría parece imponerse a la posibilidad de que sea teatro porque está destinada a la lectura y no a la representación debido a su extensión y a la variedad de escenas y situaciones que dificultan su representación. Se desconfía de los conversos (cristianos que antes eran judíos o con antepasados de esa religión), que han de ocultar su condición. Desesperada, Melibea se suicida y la obra termina con el llanto de Pleberio, padre de Melibea, quien lamenta la muerte de su hija. La exposición más detallada podría ser la de Stamm (1988), quien se basa en argumentos similares a los utilizados por los partidarios de la doble autoría: incongruencias y divergencias lingüísticas, ideológicas, temáticas y estilísticas. [14]​ Éstas nacen, por un lado, de la falta de correspondencia entre el perfil intelectual del Fernando de Rojas histórico y el que muestra el autor de La Celestina, por otro, de la utilización de los verbos «acabar» y «componer» para describir la relación de Fernando de Rojas con el texto, ya que ninguno de estos implica que fuera su autor y, tal vez, solo indiquen que participó de alguna manera en su impresión. Pedro Calderón de la Barca escribió una comedia, La Celestina, que no se ha conservado. Las prostitutas Elicia y Areúsa odian en el fondo a los hombres y a las aficionadas como Melibea; son rencorosas, envidian a Melibea y pretenden que Centurio vengue la muerte de sus amantes, los criados de Calisto. Al principio, la joven está preocupada por la tardanza de su amado, sin embargo, este finalmente llega acompañado de Sosia y Tristán. El autor de Celestina habría citado o imitado varios pasajes del De remediis utriusque Fortunae, especialmente del libro segundo, dedicado a la fortuna adversa, pero también de otras obras en prosa de Petrarca. El espacio es, en fin, vital, dinámico, múltiple y hasta simultáneo. Durante esta unión dinástica de los reinos de Castilla y Aragón se produce en 1492 el descubrimiento de América, la conquista de Granada y la expulsión de los judíos, tres hechos de gran significado en la historia de España. En 2008 se estrena la versión flamenco de María Antonia, «la Morris». Calisto presenta una personalidad débil, a menudo es guiado por sus criados. A esto seguirían tres días de acción ininterrumpida. Por supuesto, los partidarios de esta hipótesis consideran que el autor de la Tragicomedia es el mismo que el de la Comedia. El desvarío y egoísmo de Calisto hacen justificar estas muertes. Finalmente, serán expulsados los miembros de esas religiones del reino y la Inquisición perseguirá, incluso hasta la muerte, a los sospechosos de practicar otras religiones. Estas manipulaciones pasan por la modificación de la signatura de la primera página conservada para ocultar la pérdida de, al menos, una hoja anterior y hacerla parecer la portada original del libro, y la reproducción fotoestática moderna de una marca del impresor con fecha de 1499 en la última hoja del ejemplar conservado, con la intención de fecharlo, tal vez de hacerlo parecer más antiguo y, sobre todo, de ocultar que falta la última hoja. Se han barajado los nombres de algunas ciudades como marco espacial de la obra, pero no existen referencias suficientes e inequívocas al respecto, con lo que se asume que Rojas creó como marco una ciudad arquetípica. En este acto Celestina le comunica a Calisto la cita que tiene a media noche con su amada. Solo en 1595 se publicará en Amberes la primera edición del texto en castellano con el nombre de «La Celestina» en la portada donde este parece pertenecer realmente al título.[12]​. Descargar libros gratis en formatos PDF y EPUB. Mientras, Calisto y Melibea gozan de su amor, pero al oír la agitación en la calle y creyendo que sus criados están en peligro, Calisto intenta saltar el muro de la casa de su amada, pero resbala, cae y muere. El tema del amor es el eje determinante de la obra y suscita el comportamiento de todos los personajes, los dos únicos personajes que no resultan víctimas del amor son Pleberio y Alisa (los padres de Melibea). Sin embargo, la muchacha lo rechaza y le pide que se marche. Solo se le conocen tres ediciones, de las cuales se conservan ejemplares únicos en la Hispanic Society (Fadrique de Basilea, Burgos, 1499 pero, en realidad, 1500-1502), la Biblioteca Bodmeriana (Pedro Hagenbach, Toledo, 1500) y en la Biblioteca Nacional de Francia (Estanislao Polono, Sevilla, 1501). Pleberio es el padre demasiado ocupado que ama a su única hija y ve cómo su vida pierde todo sentido al suicidarse ésta, por lo cual declama el planto final de la obra, un lamento por el poder del amor donde sufre por la soledad y esterilidad a la que le ha condenado el destino tras tanto esfuerzo sin fruto. Desde el punto de vista ecdótico, ambas provienen de un mismo arquetipo, por lo que tuvo que existir, al menos, una edición anterior. Es capaz de cualquier cosa, incluso de recurrir al servicio de Celestina, con tal de conseguir satisfacer sus deseos. «La péñola, la imprenta y la doladera: tres formas de cultura humanística en la carta “El autor a un su amigo” de. Los padres de Melibea, Pleberio y Alisa, tienen una conversación acerca de unir en matrimonio a su hija y buscarle un novio. Después Sempronio y Pármeno se dirigen a casa de Celestina para reclamar su parte de las ganancias.